miércoles, 21 de junio de 2017

¿Qué debo visitar en Aarhus?

Nunca me cansaré de decir que Aarhus es una de las ciudades con más encanto que he visitado. No es la más bonita, ni la que tiene más monumentos, ni leeréis que nadie viaja expresamente para conocerla, pero a mí me encanta, y me encantó todavía más vivir allí.

El centro de Aarhus es bastante pequeño y puede verse sin problema en apenas dos horas. En la plaza de Store Torv se encuentra el monumento más representativo, la catedral de Skt. Clemens Kirke, la iglesia más alta y antigua de toda Dinamarca. Se puede entrar gratuitamente. Otro de los edificios importantes de Aarhus es el Ayuntamiento. A mí el edificio me parece feísimo, pero los daneses están muy orgullosos de él por ser uno de los más representativos del arte moderno. El teatro de Aarhus está construído frente a la iglesia. Como curiosidad, el dragon que se encuentra en la cima del edificio fue construído mirando a la iglesia como provocación ante los que estaban en contra de los espectáculos teatrales. 
Por otro lado, en la calle Skolegade se encuentran las casas más llamativas y representativas del país, y en pequeña la calle Mollestien se encuentran las casas más bonitas de toda la ciudad, las casas de colores. Uno de los barrios más bonitos es el barrio Latino, que es en el que se encuentran la mayoría de cafeterías y casas más antiguas y que siempre me recordará un poco a la Malasaña Madrileña. 
También podéis pasaros por el parque de Mølleparken, para sentaros frente al río o el césped. 

Por otro lado, si el tiempo os acompaña, os recomiendo coger un autobús que os lleve directamente a Tangkrogen, una de las playas más largas de Aarhus y también donde se celebra un festival de comida la primera semana de septiembre de cada año. Desde allí podréis acercaros andando -o también en autobús- hasta el parque natural de Mindeparken, Marselisborg Palace -la residencia de los reyes- y el Deer park -un parque gratuito y cerrado donde podréis caminar entre ciervos-.

Y por si os parece poco y después de leer la entrada echáis de menos algo sobre lo que hayáis leído, la próxima será una entrada con una de las mejores cosas que tiene Aarhus: los museos. 

lunes, 19 de junio de 2017

Limpieza final de la residencia


Una de las peores cosas del erasmus fue sin duda alguna la limpieza final de la habitación. Ya de por sí, nuestra residencia tiene fama de quedarse con bastante dinero de los estudiantes erasmus tras la revisión de la habitación, así que todo lo que voy a comentar está relacionado con esa residencia, aunque siempre podéis haceros una idea por si os toca hacer limpieza final también al resto.
Para la revisión tienes dos opciones: que vengan una mañana cuando tú estés presente o que la hagan cuando ya te has ido. El principal inconveniente de la primera opción -la que escogí yo- es que cuando la revisan, todas tus cosas tienen que estar fuera de casa, incluyendo comida. Eso significa que tienes que tener la posibilidad de poder dejar tus cosas y pasar la noche en otra residencia o habitación a no ser que te revisen el cuarto el mismo día que te vas -algo casi imposible teniendo en cuenta que hay que pedir la revisión con unas semanas de antelación-. Por otro lado, la mayor desventaja de la segunda opción es que sin estar presente durante la revisión, pueden cobrarte lo que ellos quieran sin que tengas posibilidades de quejarte por ello. 

Dicho esto, os voy a dejar una lista de cosas que a mí me hicieron pagar a pesar de que no fui yo quien creó esos desperfectos, solo por no avisar de ellos al principio como dije en una de las entradas anteriores.
Entraron por la puerta y nos preguntaron de dónde veníamos -como dije ya en otra entrada, vivía en un doublet o piso compartido- y con toda la cara del mundo, el revisor nos dijo que siendo españolas ya sabía exactamente dónde tenía que mirar para sacar pegas a la exhaustiva limpieza que habíamos hecho durante los dos días anteriores -ellos saben perfectamente en qué van a poder cobrarte antes de entrar a tu habitación-. Lo que revisó primero fue el fondo del WC, que nos cobró por no estar completamente blanco -cuando lleguéis probablemente no lo esté, así que escribidlo en vuestra carta de quejas para que no os lo cobren como a mí-.  
También nos cobró por no haber movido el frigorífico para limpiarlo por detrás, por el extractor de humo de la cocina -que nos decía que estaba sucio cuando no funcionó ni un día desde que llegamos- y por un hueco del baño que tenía polvo. En total pagamos 50€ entre dos personas, que podría haber sido mucho más si no hubiésemos limpiado como lo hicimos. 
Decidimos lavar las cortinas, limpiar las ventanas, quitarle el polvo a las lámparas que iban colgadas al techo...Y el revisor miró todas esas cosas al detalle. Así que si os recomiendo que, aunque sea el peor plan del mundo en vuestra última semana de erasmus, paséis algunas horas limpiando vuestra habitación si no queréis soltar todavía más dinero del que habéis soltado en vuestros meses de erasmus.

¿Cómo llego hasta Aarhus desde España?

Una de las preguntas que más me han hecho a lo largo del último año es cómo se puede llegar a Aarhus desde España -en mi caso desde Madrid-. Hay varias opciones posibles que podéis tener en cuenta dependiendo del punto de España desde el que salgáis, así que voy a comentar por encima las que yo conozco. 

 El trayecto entre ambas ciudades danesas es de tres a cuatro horas dependiendo de si elegís tren oautobús -porque a pesar de que Aarhus tiene aeropuerto a unos 45km de la ciudad, los precios de los vuelos son desorbitados- por lo que los días de ida y vuelta probablemente los pasaréis viajando durante todo el día. La opción que escogí yo consistía en volar de Madrid a Copenhague e ir en autobús de Copenhague a Aarhus. Existen numerosas compañías de autobús que realizan trayectos del centro de Copenhague-Aarhus y Aarhus-Centro de Copenhague, pero únicamente una que te lleva del aeropuerto hasta Aarhus, Abildskou. Es la compañía más cara -un billete de ida cuesta alrededor de 16€- pero también tienen tickets de descuento en función de los días y descuentos por ser estudiantes -Muy importante que llevéis el carnet universitario español aunque allí os proporcionen uno danés-, y además es la opción más cómoda con la cantidad de equipaje que llevaba.
Hay que elegir muy bien los horarios, y para evitar perder el autobús en caso de que el vuelo se retrase o surja algún problema, os recomiendo que dejéis por lo menos un par de horas entre la llegada al aeropuerto y el viaje en autobús.
Otra opción si queréis ahorrar un poco más es coger un tren del aeropuerto de Copenhague (4-5€) y después uno de los muchos autobuses que salen de la estación de tren del centro de Copenhague -Rute1000 Rødbillet suelen ser las más baratas-. Te ahorras unos 5 o 6 euros, que tampoco es algo que os vaya a solucionar los problemas económicos típicos del estudiante erasmus, así que yo personalmente os recomiendo la primera opción.

Si viajáis desde otro punto de España, podéis mirar si os interesa llegar a Aarhus desde Aalborg o Billund, otras ciudades danesas importantes con aeropuerto a algunos kilómetros del centro. Si os sale más barato volar desde allí, después podéis coger un autobús hasta Aarhus sin problema.





sábado, 17 de junio de 2017

Cosas que debéis hacer en cuanto lleguéis a Aarhus

Hay una serie de cosas que os recomiendo que hagáis en las semanas siguientes a vuestra llegada a Aarhus, ya que sí, lo primero que quieres hacer es conocer gente y salir de fiesta, pero hay asuntos importantes que si no dejáis bien atados al principio os pueden traer problemas a lo largo de vuestra estancia. 

Para empezar, lo primero que debéis hacer al llegar a vuestra residencia -Si da la casualidad que os instaláis en la que estuve yo, Skjoldhøjkollegiet, todavía con más razón- es crear un documento con todos los desperfectos que os encontréis en vuestra habitación, aunque solo sea una pequeña mancha en la alfombra o una lámpara mal enganchada. Esto se lo tendréis que enviar a los que llevan la residencia por email, en mi caso era al caretaker, ya que si no decís nada, os cobrarán esos desperfectos con parte del dinero de la fianza que deis. De todas formas, próximamente crearé una entrada hablando sobre la limpieza final y la fianza, porque estoy segura de que eso sí que os va a servir. 

Además, debéis llevar vuestro certificado de principio de estancia a la universidad en cuanto lleguéis para que os lo firmen. La Comisión Europea empieza a contar tu beca erasmus a partir de la fecha que escriban en tu universidad de destino, por lo que cuanto antes lo lleves, más dinero te darán de la beca. Esto ayuda si te pasa como a mí, que llegué a mediados de Agosto y me fui a mediados de Diciembre, y a pesar de que tuve que pagar los meses de residencia completos, la beca no me cubría los meses completos sino solo los días que pasé allí desde la fecha de mi certificado de principio de estancia hasta que me firmaron el contrato final.

También os recomiendo ir al Dokk 1 -biblioteca y el centro de servicios al ciudadano- a recoger vuestro paquete de nuevo estudiante, ya que en él os ofrecerán tickets de descuento para algunos museos, información general sobre Aarhus y más específica sobre lugares concretos, y en ocasiones, dependiendo de vuestra universidad, también una tarjeta sim para el primer mes. 

Y por último, hablando de tarjetas sim, os recomiendo que os compréis las tarjetas sim mensuales de Lebara o Lyca, ya que por diez euros tendréis alrededor de diez gigas de internet acceso a llamadas telefónicas. En mi caso yo decidí no comprarla porque para empezar me sirvió para desintoxicarme del móvil cuando no estaba en casa y disfrutar de todo lo que me rodeada, y porque además hay wifi en muchos de los sitios públicos de Aarhus -centros comerciales, autobuses, mcdonalds...-. Eso ya es deicisión vuestra, aunque por el precio, si sois de los que no podéis vivir sin acceso a internet -algo que yo creía hasta que pasé sin datos móviles las dos primeras semanas y me di cuenta de que no los echaba de menos- seguro que merece la pena. 

¡Ah! Y muy importante y algo que no dije en las entras sobre las residencias, debéis conseguir -bien desde España o allí en Aarhus- un router - si lo traéis desde España liberándolo para cambiar su IP- para poder tener internet con wifi en vuestras habitaciones. Esto sí que es una necesidad, ya que tendréis que hacer trabajos y además os servirá para hablar con vuestras familias y amigos en cualquier momento. 

viernes, 16 de junio de 2017

Tarjeta de crédito y transferencias sin comisiones

Hay que tener cuidado con la manera en la que se realizan transferencias y se utilizan las tarjetas de crédito en Dinamarca -como cuando viajas a cualquier país extranjero- si no quieres que te cobren hasta unos 40€ de más cada vez que te envíen dinero. Por otro lado, teniendo en cuenta que en Dinamarca todo se puede pagar con tarjeta, existen dos opciones: o crearte una cuenta sin comisiones en tu ciudad española, o crearte una en tu ciudad de destino. 

Escogí la primera opción por ser la más cómoda y porque si existía algún problema a lo largo de mi estancia, sería mucho más sencillo ponerse en contacto con un banco español. Investigando un poco, descubrí que en general los estudiantes erasmus españoles utilizan EVO Banco o Abanca. A mí personalmente me informaron sobre sus tarjetas en ambos bancos y eran muy similares. Ambos permiten sacar dinero de cualquier cajero extranjero sin coste por comisión y sin límite de operaciones. La mayor parte de mis compañeros españoles de erasmus tenían una tarjeta EVO que jamás nos dio problemas al sacar dinero de cualquier cajero, pagar en cualquier sitio o realizar transferencias.  

 Ahora, al realizar transferencias de euros a coronas Evo Banco, como cualquier otro banco, cobra gastos de gestión y cambio de moneda -alrededor de 25€ por un importe de 370€-. Esto es muy importante si vuestra residencia os pide que realicéis una transferencia mensual para pagar, ya que si la realizáis online, tendréis que abonar 25€ de más cada mes. Por ello os recomiendo que vayáis a un cajero, saquéis el dinero que debéis abonar y vayáis a una oficina de correos a realizar el importe cada mes en mano, ya que allí solo te cobran alrededor de 4€ de gestión, que en comparación, eso ya no es nada. 

No conocí a nadie que tuviese una cuenta danesa, pero sé que otros estudiantes optan por abrirse una cuenta en Nordea, ya que al ser estudiantes, su uso es gratuito.

jueves, 15 de junio de 2017

VIA University College (Campus C)

Yo tuve la enorme suerte de poder estudiar en la universidad VIA University College Campus C, el campus de educación, trabajo social, diseño, tecnología y animación. Este campus tiene muchas ventajas, pero antes de hablaros sobre ellas os dire que si os ofrecen estudiar en esta universidad no lo dudéis ni un minuto, decíd SÍ.



Yo estudié el programa Heart, Head, Hands, que, según la web, está destinado al trabajo social creativo, pero que realmente se basa principalmente en educación y pedagogía infantil. Por si alguien llega a esta entrada buscando información sobre esta universidad y por casualidad se pregunta por qué elegí este programa en vez de Teacher Education estudiando Magisterio Bilingüe, comento muy brevemente las razones principales. Por un lado, me interesaba darle un enfoque distinto a lo que estudio, y en la universidad Complutense la pedagogía y psicología de la educación escasea, por lo que lo vi como otra posible vía para ampliar mis estudios un poco más. Por otro lado, para el curso 2016, el programa que no escogí solo ofrecía asignaturas optativas de Educación Física y Matemáticas, por lo que tampoco me llamaba demasiado la atención. Por suerte para los que todavía podáis escoger, este año el programa de ese curso ha sido modificado y las asignaturas parecen mucho más interesantes. La única desventaja de mi programa es que no ponen notas numéricas, y eso es un inconveniente para alumnos españoles, ya que fuimos literalmente las únicas de todo el programa a las que nos exigían notas numéricas si no queríamos que en nuestro expediente apareciesen cincos.


Y ahora sí, hablando del campus, la principal ventaja es que es un campus muy, muy nuevo y eso se nota tanto en instalaciones como recursos. Tiene cinco edificios interconectados entre sí, cada uno destinado a una modalidad distinta. Esto puede resultar lioso al principio, sobre todo para los que venimos de universidades tan antiguas como la UCM, ya que el campus parece un centro comercial. Tiene una cafetería-buffet más grande que muchos restaurantes, con comida muy sana y bastante barata -a veces sale más barato comer allí que preparar tu comida en casa-, impresoras por toda la universidad en las que puedes imprimir con tu tarjeta de estudiantes, zonas de trabajo, sofás, hamacas, un rocódromo...Vamos, lo típico que tiene cualquier universidad claramente.
Otra de sus ventajas es que se encuentra prácticamente en el centro de Aarhus, a escasos metros del museo Den Gamle By y el Jardín Botánico, que es gratuito y se encuentra en  medio de un parque verde. Esto era maravilloso los días de sol y calor, porque podías salir de clase e ir directamente allí a pasar la tarde. 

Además, la universidad se porta estupendamente con los estudiantes internacionales. Nos pagó un taxi de la estación a la residencia cuando llegamos a Aarhus el primer día, una pequeña escapada de un fin de semana a una casa rural con toda la clase como parte del programa y nos llevó a un bruch el último día de clase. Los profesores nos ayudaban si teníamos cualquier problema y dejaron muy claro desde el principio que ellos también venían a ese curso a aprender con nosotros. 

En definitiva, que no perdáis una oportunidad como esta solo por no conocer la universidad o la ciudad, porque no consigo encontrar ninguna pega más allá de lo comentado al principio acerca de las notas. Este campus es maravilloso.


Otras residencias en Aarhus.

Quería escribir esta entrada a mi vuelta del erasmus y la verdad es que se me ha echado el tiempo encima, así que me voy a intentar poner al día con el blog para los rezagados que todavía anden algo perdidos con su próximo erasmus en Aarhus.

Siendo sincera no me moví por demasiadas residencias, ya que la mayoría de mis amigos, o vivían en la misma que yo -Skjoldhøjkollegiet, de la que ya os hablé aquí Skjoldhjkollegiet- o venían a la mía porque era una de las más grandes.

Una de las que sí conocí era Vilhem Kiers, que da la casualidad de que fue una de las residencias que miré por mi cuenta y para la que había casi ocho meses de lista de espera. Entendí la demanda cuando llegué. Las habitaciones eran un poco más pequeñas que las nuestras pero mucho más modernas y con baños ¡y  persianas! incluídos. La cocina era enorme y estaba muy limpia -sin duda, la más limpia que vi en los meses que estuve-. Además, disponen de una despensa común muy útil si tienes algún apuro, y hacen fiestas temáticas por pasillos y habitaciones, lo que fomentaba mucho más la relación y convivencía de los estudiantes.

Otra fue Ravnsbjergkirken, que para mí estaba lejísimos, pero para otras estaba al lado de su universidad. Esta es muy similar a la anterior, con la diferencia de que la cocina está más sucia, aunque eso siempre depende de quienes sean tus vecinos, como en todas partes.

La que os comentaba en la entrada de mi residencia a la que no recomendaría ir, se llama Hejredal Kollegiet, ya que a pesar de que se encuentra en el mismo barrio que la mía -Brabrand-, aquí sí ha habido muchos problemas de peleas y robos, y por muchas veces que cambien cerraduras, siempre se acaban colando personas ajenas a ella.

Como os digo, tampoco conozco mucho más, así que espero que esto os sirva en la medida de lo posible para haceros una ligera idea de dónde alojaros, aunque al final siempre acabemos decantándonos por lo más cómodo o lo que esté más lleno de vida.